Maneki-neko. La historia del tatuaje de JK.

Maneki-neko.
Maneki-neko.

¿Por qué tatuarse un Maneki-neko? Lo primero que os vamos a contar es lo que es un Maneki-neko porque seguro que lo habéis visto mil veces pero no sabéis que se llama así. Y luego os contamos la historia del tatuaje de JK.

Un maneki-neko es una escultura popular japonesa que representa un gato y que según la leyenda trae buena suerte a su dueñ@. En occidente los conocemos como gatos de la suerte o gatos de la fortuna y es común verlos en tiendas invitando a la gente a entrar en el establecimiento. Para hacer esta invitación el gato levanta su pata izquierda mientras que en su pata derecha tiene una antigua moneda japonesa, además porta un collar con un cascabel que ahuyenta los malos espíritus.  Maneki en japonés significa invitar a pasar o saludar y neko se traduce como gato, de ahí su nombre.

Según el color de la figura tiene diferentes propósitos, así que según lo que busquemos así a de ser nuestro maneki-neko. Os damos el significado de algunos colores para que encontréis el vuestro. El dorado o plateado trae suerte en los negocios, el blanco significa pureza y nos dice que hay cosas buenas por venir, el azul ayuda a cumplir los sueños, el rosa ayuda a elegir a la persona con quien casarse, el verde atrae la salud… y así hay un montón de simbología dependiendo de los colores. Todo ello según los japoneses que son los “inventores” de esta figura y su leyenda.

Pero hoy  nos vamos a centrar en la historia de JK y el porque de su maneki-neko. Eso si le hemos pedido permiso y esto lo hacemos con su consentimiento… ya sabéis que si no…. lo que pasa en Hamahiru 13 Ink se queda en Hamahiru 13 Ink.

JK tuvo un accidente muy-muy grave y estuvo ingresado durante meses. Sus primeros dias los pasó en la Uci y en una de sus vistas recibió un regalo. Un maneki-neko para que le diera suerte y le ayudara en su recuperación. Al principio ni siquiera lo oía, ni siquiera sabía que estaba allí junto a él. Estando en coma es difícil darse cuenta de ciertas cosas… pero pasados los días y cuando empezaba a despertar un sonido le acompañaba a todas horas. Era su maneki-neko moviendo el brazo para atraer a la buena suerte que tanta falta le hacia. Ahora sale una sonrisa al contarlo porque finalmente todo salió bien pero fueron momentos muy duros….

Eso sí en su peregrinaje por diferentes hospitales, plantas, habitaciones, especialistas, su maneki-neko no se separó de él; allí donde le tocaba ir allí que se lo llevaba.  Para él fue el talismán de su recuperación y no quería quedarse sólo con su presencia de hospital en hospital, por eso y mucho antes de recuperarse totalmente decidió que su próximo tattoo sería su gato de la suerte. Y ahí lo tenéis con su amuleto siempre “a cuestas”. Un gran tattoo… una gran razón…

 

Como véis y os comentamos muchas veces los tatuajes te encuentran a tí, vienen solos y este es un claro ejemplo de ello aunque siempre hay alguien que piense… ¿cómo se habrá hecho ese tatuaje? La contestación es simple. Detrás de cada tatuaje siempre hay una gran historia.

Nosotros desde aquí sólo le deseamos lo mejor y…. toda la suerte del mundo porque se la merece!!!

Esperamos que os haya gustado y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *