Modificación corporal extrema. Lengua bífida.

La lengua bífida tal y como se ve en la foto es una lengua dividida en dos desde más o menos la parte central hasta la punta y que estéticamente nos recuerda a la lengua de las serpientes.

Como siempre no es una  cosa moderna….

A día de hoy es una práctica que aunque no es muy habitual si se realiza como una de las tantas modificaciones corporales que conocemos. Pero hay que remontarse al Imperio Bizantino cuando ya se realizaba este tipo de incisión. Y se les hacia nada más y nada menos que a los emperadores que eran derrocados. Se les cortaba la lengua en dos de un tajo para así ser identificados y evitar que pudieran volver a gobernar.

Conseguir una lengua bífida no es un trabajo fácil y conlleva un proceso doloroso hasta que cicatriza la herida del todo.

Hay varios métodos para hacerlo que os vamos a contar a continuación pero en realidad recordable con todo tipo de garantías sólo hay uno y pasa por  ponerse en manos de un cirujano profesional para evitar peligrosos y dolorosos contratiempos.

El método más antiguo para poder lograr una lengua bífida es el llamado Tie-Off es el más doloroso de todos y consiste en hacerte un piercing en la lengua y esperar a que cicatrice. Una vez cicatrizado hay que quitar la pieza del piercing y pasar por el agujero un hilo quirúrgico (hay quien incluso utiliza hilo dental) y hay que atarlo fuertemente de tal manera que poco a poco vaya “rompiendo” la lengua. Os podéis imaginar que es un calvario. Es largo porque aproximadamente cada semana hay que ir apretando el hilo y los dolores son constantes. Es un modo extremadamente agresivo y nada recomendable.

Si este método no os ha gustado mucho el segundo tampoco es muy “agradable”.Consiste en hacer varios piercings en la lengua intentando que la separación entre ellos sea mínima ya que para terminar el proceso lo que hay que hacer es cortar esos pequeños huecos que quedan entre un piercing y otro y así lograr hacer el corte completo.

Por último y no por ello el peor; si no todo lo contrario… Lo más aconsejable es acudir a la cirugía oral. Ir a buen cirujano que mediante un láser quirúrgico pueda realizar el corte a la vez que lo va cauterizando para evitar un sangrado excesivo y posibilitar una rápida cicatrización. Así mismo las garantías sanitarias están aseguradas al acudir a un buen profesional y eso hace que el riesgo de infección se minimice mucho.

Hablando de riesgos…. en las dos primeras formas que os hemos comentado hay que tener en cuenta dos factores: el sangrado y el riesgo de infección. Si  no se hacen las cosas bien el sangrado puede llegar a ser abundante e incluso difícil de parar. Y respecto a las infecciones la zona de la boca no es un buen sitio para jugársela ya que si no hay higiene, limpieza y una buena praxis, esterilización del material a la hora de hacerlo,etc la infección está asegurada y la curación sería muy complicada.

Y ya para terminar a modo anecdótico comentaros que una vez hecha y cicatrizada la lengua las dos partes en las que se ha dividido pueden moverse independientemente eso si… hace falta un poco de tiempo y práctica hasta conseguir hacerlo… Y da un poco de grima….

¡¡¡Por cierto!!! Un último consejo… como dicen en la tele…. “No intenten hacer esto en su casa”.

Esperamos que os hay gustado y como siempre…. Gracias por seguirnos!!!

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *