Mujeres de rostro tatuado. Mujeres de Myanmar.

Mujer de Myanmar.
Mujer de Myanmar.

En Birmania se encuentra Myanmar, un lugar en el que podemos encontrar más de 300 etnias diferentes. Entre estas etnias y más concretamente en la provincia de Chin podemos ver a las “mujeres del rostro tatuado”.

Cuenta la leyenda que un rey birmano que estaba realizando un viaje por su reino se topó en el camino con una joven Chin. Tan fascinado quedó por su belleza que se la llevó con él pero…. al poco tiempo se cansó de la joven y la abandonó en el bosque pensando que nadie se enteraría; pero la encontraron.

Durante años los reyes birmanos siguieron “raptando” a las jovenes de los pueblos ya que les parecían unas jovenes extremadamente bellas.  Para evitar esto  los ancianos de las tribus consideraron  que si eliminaban la belleza de sus caras y su imagen  era  de fealdad evitarían que raptaran a sus jovenes. La idea que se les ocurrió fue tatuarles la cara. Al principio las pintaban  con carbón pero como se acababa eliminando decieron tatuarlas para que el efecto fuera permanente.

Con el paso del tiempo dentro de las tribus estos tatuajes se convirtieron en símbolo de belleza (cuando en sus orígenes buscaban lo contrario) y las mujeres se veían más guapas con los tatuajes. Así mismo eran una manera de demostrar lo duras que eran estas mujeres (cualquiera no aguantaba el dolor de tatuarse la cara) y los hombres no querían casarse con una mujer que no tuviera la cara tatuada. Cada tribu tenía sus propios diseños para los tatuajes y todos eran muy apreciados entre las distintas sociedades tribales.

Los tatuajes se realizaban entre los 11 y los 15 años. Para ello se utilizaba una planta especial que se mezclaba con riñones de búfalo. Como aguja se utilizaba un instrumento fino de metal con forma parecida a la agujas de los pinos.

Pero esta costumbre está muriendo. Desde los años 60 esta práctica está oficialmente prohibida tras el paso de los misioneros cristianos que consiguieron que el gobierno promulgara una ley con la que prohibir realizar este tipo de tatuajes. Actualmente ya no hay jovenes tatuadas y sólo sobreviven unas pocas mujeres ancianas con la cara tatuada. Cuando ellas mueran la tradición se irá con ellas y se perderá para siempre.

Desgraciadamente no todas las historias tienen un final feliz….

Aún así esperamos que os haya gustado y como siempre…¡¡¡Gracias por seguirnos!!!

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *