¡¡ No te hagas un tatuaje estando borrach@!!!

Que una mala noche la tiene cualquiera es un hecho incontestable… Que te hagas un tatuaje estando borrach@ puede traerte consecuencias nefastas.

Hoy os vamos a contar una historia que es divertida si le pasa a otra persona pero que si lo sufriéramos en nuestras carnes perdería toda la gracia…

Holly Aston es una chica inglesa de Birmingham que tiene el dudoso honor de llevar el “tatuaje más vergonzoso de Inglaterra”. Así es como lo han calificado algunos medios del país.

Su historia comienza a los 17 años en una “fiesta de tatuajes“. Holly había comprado una máquina de tatuar a través de la red por poco más de 50 libras y junto con sus amig@s decidió organizar una fiesta en la que se tatuarían l@s un@s a l@s otr@s. Por supuesto todo ello regado con alcohol. Os podéis  imaginar el resultado… ¡¡¡Desastre total!!!

A la mañana siguiente Holly se levanto con dos nuevos tatuajes. Un tatuaje de un pene en el hombro y  otro tatuaje con la palabra Dyke (lesbiana) en el tobillo.

La foto lo dice todo así que poco hay que comentar… Lo “peor” de todo es que ella dice que fue consciente de lo que le estaban haciendo pero que en el momento le pareció gracioso. Lo que queda claro es que tatuajes y alcohol no son una buena combinación. Seguro que Holly ya ha aprendido la lección porque se pasó dos años sin enseñar su hombro e incluso durante ese periodo no fue de vacaciones para así no tener que enseñar su tatuaje. Ni siquiera sus padres sabían que lo tenia. Además tampoco disponía de dinero para poder realizarse un tratamiento con láser y borrarlo.

Finalmente tomó  la decisión de contar su caso públicamente en el programa de televisión Bodyshockers donde le financiaron el tratamiento para borrar todos sus tatuajes. Y ese mismo programa fue cuando sus padres se enteraron de la existencia de sus tatuajes secretos. Por cierto, el tercer tatuaje a borrar lo llevaba en el brazo y era un tatuaje de “Storm” de “X-Men”. Era un tatuaje que tanto sus padres como ella aborrecían así que aprovechando la jugada Holly también se lo está tratando.

Actualmente ya lleva cinco sesiones de láser para poder llevar a cabo su remove (borrar un tatuaje) y conseguir su objetivo de olvidar esta pesadilla. Suponemos que cuando termine con todo el proceso no repetirá la hazaña y elegirá sus tatuajes con más acierto.

¿¿¿ Alguien más se anima a dejarse tatuar por sus amig@s borrach@s???

Esperamos que os haya gustado y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *