Noches alegres… Mañanas tristes y tatuadas.

Tatuaje de gafas

Que” hay que saber beber” lo hemos oído hasta la saciedad pero lo de este hombre ya es pasarse.

Nosotros lo único que conocemos de él es que es galés y que un buen día amaneció así después de una buena juerga.

Cuando se despertó y se vió frente al espejo pensó que aquello era pintado pero después de estar un rato frotando con agua y jabón descubrió la cruda realidad… Aquello era un tatuaje en toda regla. Ni siquiera se acordaba cómo y cuando se lo había hecho…

Un artista él  y otro artista el tatuador. Eso si; le reconocemos el detalle de hacerle unas gafas de marca. Las cosas siempre con estilo. Además ha tenido sus minutos de gloria… ¡¡Qué más quiere!!

Y aquí no acaba la historia… este hombre ha estado con estas gafas durante dos años pero se sentía acomplejado y por fin se ha decidido a quitárselas con láser.

Esperemos que no vuelva a repetir su noche loca.

Esperamos que os haya gustado el post de hoy y como siempre… Gracias por seguirnos!!

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *