Se escapa de la residencia para hacerse en tatuaje.

Que no hay edad para hacerse tatuajes lo hemos dicho aquí y en Hamahiru 13 Ink un montón de veces. Este post es una demostración fehaciente de que esta frase es muy muy cierta. Esta es la historia de Sadie Sallers.

Sucedió en 2015 pero la historia se ha conocido hace poco. Sadie Sallers era una entrañable anciana que en 2015 tenía 79 años y vivía en una residencia en Irlanda del Norte. Debido a la fragilidad de sus huesos su movilidad era muy reducida y necesitaba una silla de ruedas para sus desplazamientos. Esto no fue impedimento para hacerse su primer tatuaje.

Ya llevaba año y medio viviendo en la residencia y sólo había salido una vez de ella. Su nieta Samantha de 22 años era su confidente y quien iba con ella a pasear. En una de sus visitas Samantha y Sadie hablaron de los tatuajes de su nieta y Sadie le confesó que quería hacerse su primer tatuaje.

Su nieta no dudó y preparó la que iba a ser la segunda salida de la residencia de Sadie. Destino: un estudio de tatuajes cercano. Allí Sadie cumplió su deseo y se tatuó un corazón en su brazo izquierdo.

Aquí la vemos con su primer tatuaje y nos gustaría que no fuera el ultimo. ¿Qué os parece? A ver si animáis a vuestras personas mayores allegadas para que se hagan un tatuaje. En Hamahiru 13 Ink tenemos un montón de abuel@s que ya han pasado por nuestras manos y están encantados. Si l@s animáis ya sabéis dónde estamos….

Hasta entonces esperanos  que os haya gustado este post y como siempre… ¡¡¡Gracias por seguirnos!!!

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *