Tatuajes milenarios que pueden perderse.

Whang-Od 1

Esta entrañable anciana que veis en la foto es Whang-Od. Tiene 92 años y a día de hoy es la última Mambabatok que queda en el mundo. Os vamos a contar un poco de su historia.

Whang-Od vive en Filipinas, en la región de Kalinga situada al norte del país. En esta región antiguamente cada pueblo tenía su propia Mambabatok que así es como se llama a las maestras tatuadoras.

Whang-Od 2

Estas artistas del tatuaje tatuaban a las mujeres que iban a casarse decorando sus cuerpos y también lo hacían con los guerreros que iban a la lucha. Para estos últimos su tatuaje era el de un ciempiés para ir a la batalla y después el tatuaje de un águila si regresaban victoriosos de la contienda.

La técnica que utilizan para sus tatuajes es el Batok. Un método artesanal en el que mediante una espina afilada consiguen que  la tinta hecha a base de hollín entre dentro de piel. Para ello golpean  el pàlo de la espina con otro palo de bambú siguiendo el diseño que previamente han dibujado a mano.

Whang-Od 4 Whang-Od 5

El problema al que se enfrentan ahora las Mambababtok es que sus aldeas tienen su enclave  en entornos rurales que se han ido despoblando de gente joven y niños. Por lo tanto el relevo generacional para seguir con este arte es prácticamente nulo. Pero todavía no se ha perdido la esperanza… Whang-Od tiene una sobrina nieta de diez años llamada Grace que podría ser su sucesora si decide no marcharse de la aldea.

Whang-Od 3

No sabemos qué es lo pasará pero si ahora mismo existe esa pequeña posibilidad también contribuirá a ello el turismo en la zona ya que se ha corrido la voz y son más de 50 turistas diarios los que acuden a casa de esta anciana a realizar un tatuaje con el que marcar sus pieles.

Confiemos en que Grace decida continuar con esta bonita tradición y estos tatuajes no se pierdan en el olvido. Sería una pena…

No es la primera vez que en uno de nuestros post os hablamos de tradiciones milenarias con respecto a los tatuajes que están a punto de desaparecer y eso no nos gusta pero es parte de la historia de los tatuajes y creemos que merece la pena ser contada… A ver si no seguimos encontrando muchas historias como esta…

Esperamos que os haya gustado este post y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *