Tatuajes, piercings y resonancias magnéticas.

¿Se puede hacer una resonancia magnética si tienes tatuajes? ¿Y con un piercing? Esta es una duda que nos planteais muchas veces a la hora de pedirnos información para haceros un tatuaje o un piercing. Hoy vamos a intentar dar un poco de luz sobre este tema.

Cuando te vas a hacer una resonancia una de las primeras cosas que te dicen es que no se puede llevar encima nada metálico. Es por esto que hacen que te quites piercings, anillos, pendientes, etc. En alguna ocasión hemos visto que debido al fuerte poder de imantación que tienen estas máquinas las cosa metálicas salen disparadas y se quedan pegadas en el tambor de las mismas. Esto es un falso mito pero viene muy bien para ciertas películas exagerar y así lograr la atención del público. El motivo por el que hay que quitarse todas las piezas metálicas es otro y os lo vamos a explicar un poquito más adelante.

Ahora volvemos con los tatuajes.

Si tienes un tatuaje que te lo has hecho al menos hace veinte años o más es cuando hay que “preocuparse” por las resonancias magnéticas. Algunas de las tintas utilizadas hace tantos años tenían componentes metálicos en su fórmula  y es por esto que hay que tomar ciertas precauciones si te van a hacer esta prueba. También pasa esto si las tintas son “caseras” (lo podéis ver en el post de los tatuajes en las cárceles). La razón es la siguiente.

Al hacer las resonancias se produce lo que se llama un depósito de calor por el efecto de la radiofrecuencia. Este calor podría ser atraido hacia un punto con trazas metálicas y podría provocar quemaduras leves, picor, sensación de quemazón y cosquilleo en la zona. Por ello no se pueden llevar objetos metálicos y deberás quitártelos mientras dure la prueba. En este caso la solución es sencilla.  El caso es diferente si tienes hechos uno o varios tatuajes.

Si llevas tatuajes antiguos lo primero que has de hacer es ponerlo en conocimiento de tu radiólog@.  Normalmente (visto que los tatuajes no se pueden quitar)  una vez avisado tu médic@ lo que hará será colocarte en la zona de tus tatuajes vendas frias, una bolsa de suero o algo similar que van a enfriar la zona y a absorber el calor evitando así cualquier tipo de riesgo. También si tu tatuaje es más reciente te harán la resonancia sin ningún tipo de problema ya que saben que las tintas actuales no contienen nada metálico. Es cierto que muchas veces se curan en salud y los cubren siempre. Con la salud no se juega y es mejor prevenir que curar…

Nosotros que hemos comentado esto con clientes hemos visto que ha habido todo tipo de casos incluso a uno de ellos le hicieron esta prueba con el piercing del frenillo puesto  y con un montón de tatuajes sin tapar (por dos veces) y no pasó, ni sintió absolutamente nada. Para vuestra tranquilidad no conocemos a nadie que haya tenido problemas.  Una de las cosas básicas e importantes a la hora de hacerte un tatuaje ( y lo repetiremos hasta la saciedad) es ponerte en manos de un buen tatuador  profesional y así se evitan dudas y temores posteriores.

Esperamos que os haya gustado y como siempre… Gracias por seguirnos!!!

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *