Tatuajes y depilación laser.

PLAFON

Sois much@s los que nos preguntáis sobre este tema así que hoy vamos a intentar despejar algunas de las dudas que nos habéis consultado en múltiples ocasiones.

Lo primero que os vamos a decir es que si ya tienes hecho un tatuaje no podrás aplicarte láser o fotodepilación en la zona tatuada. Hay quien recomienda incluso no aplicar estas técnicas alrededor del tatuaje y aconseja dejar dos centímetros de margen bordeando el tatuaje para evitar problemas.

La explicación de esta incompatibilidad entre tatuajes y láser es muy sencilla. El láser y la fotodepilación lo que hacen es atacar al pigmento del vello que está en crecimiento dentro del folículo piloso. Mediante un haz de calor concentrado el láser quema este pigmento y es así como lo destruye. El problema llega cuando los pigmentos del tatuaje son confundidos con los del vello y se queman de igual manera. Al ser más oscuros que la piel el láser los ataca sin distinguir una cosa de la otra. Las consecuencias de esto son aparición de ampollas y quemaduras que son dolorosas y además estropean el tatuaje. Existe también la posibilidad de que una vez curada la zona queden cicatrices.

Ya veis que no es una cosa que haya que tomarse a la ligera…. una quemadura es una cosa seria.

Por todo esto lo recomendable es depilarse primero y hacerse el tatuaje después de haber concluido con todas las sesiones de láser o fotodepilación que vuestr@ especialista os haya aconsejado. Así evitaréis riesgos innecesarios y por cierto…. el tatuaje lucirá mucho más en una zona libre de vello.

Esperemos que este post os haya gustado y os haya ayudado y como siempre…. Gracias por seguirnos!!!!!

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *